DROGAS KASERAS RARAS
====================

LECHUGA
--------
Aunque su uso cotidiano se restrinja a las ensaladas, una de las propiedades
de la lechuga es la de formar parte de las solanáceas psicoactivas.  La
lechuga es un hipnótico.

Las hojas secas de lechuga y el cocimiento de los troncos de ésta hacen
que sea un hipnótico proporcional a la cantidad de vegetal reducido
(cocido o hervido).  En la cultura mediterránea se recomendaba este jugo
para "soñar".


NUEZ MOSCADA (M.  fragans)
-------------------------
La especie M. fragans, originaria de las Molucas, que pertenece al género
Myristica, proporciona la tan conocida nuez moscada.  Este condimente muy
utilizado en cocina, farmacia y perfumería, proporciona además de aceites
esenciales, el safrol, el cual posee una estructura similar a la de la
mescalina y el MDMA (Extasis).  Además del safrol, contiene elemicina y
myristicina que evitan el cansancio y disminuyen el apetito.

En 1829, el biólogo Johannes Purkinje comparó la excitación tras ingerir
tres nueces moscadas, con los efectos de la marihuana.

Una forma de prepararla, es vertiendo entre 100 y 150 gramos de nuez moscada
en polvo en un caldero con agua hirviendo, como si fuera una infusión.

Tras mi autoexperiencia pude comprobar sus efectos físicos y psíquicos,
así como los efectos secundarios.  La preparación de la nuez moscada, fue
como anteriormente he descrito y sus efectos, aunque tardíos, fueron
intensos.  Al cabo de una hora aproximadamente de la toma, se comienza a
sentir cierto cosquilleo en la parte frontal del cráneo, cierta pesadez
en los párpados y una perturbación leve de las sensaciones.  A medida que
pasan las horas sus efectos aumentan considerablemente y si uno se
mantiene en movimiento o actividad física, la sustancia se metaboliza
con mayor rapidez intensificando sus efectos.  Su cenit lo alcanza al cabo
de las 4 o 5 horas, produciendo un estado de embriaguez, perturbando la
percepción del espacio-tiempo y de las situaciones.  Todo se convierte en
un estado de ensueño.  Las pupilas se dilatan ligeramente y los ojos se
tornan rojizos.  Estos efectos duran unas dos horas más, desapareciendo
paulatinamente al cabo de las doce horas.  Al desaparecer los efectos y
en vista de la perdida de líquidos provocada por la deshidratación, se
produce una sensación de sed intensa.

Al día siguiente se tienen los efectos de una ligera resaca y se recuerda
vagamente lo sucedido.  Durante los siguientes dos o tres días se produce
una especie de ralentización física y psíquica.  No se han determinado los
efectos que a dosis superiores se pueden producir.


FIBRAS DE PLATANO
-----------------
La afición de fumar fibras de plátano surgió en la ciudad de Nueva York.
La receta tomada de un periódico "desconocido", decía así: << Monde un
plátano maduro, quite mediante un ligero raspado las fibrillas blancas
que se hallan en la parte interior de la cáscara y deséquelas al horno a
fuego lento (2OO grados F. o menos).  Una vez secas desmenúcelas y arróllelas
con una parte no desmenuzada o, mejor aún, fúmelos en pipa.  Le invadirá
un profundo bienestar..., semejante al que sentiría fumando marihuana.>>

De todas formas, y aún desconociendo sus principios activos, habría que
clasificar este estupefaciente dentro de la modalidad de alucinógenos
menores.


TELAS DE ARAÑA
--------------
La curiosidad del ser humano por encontrar sustancias para su evasión lo
ha llevado a probar multitud de combinaciones.  En las cárceles de Sudamérica
es muy común fumar telas de araña para conseguir efectos alucinógenos o
de embriaguez.  Existen muy pocos datos que aportar acerca del consumo de
telas de araña.


LICOR DE HOFMANN
----------------
Esta bebida causó furor a mediados de siglo en los círculos sociales más
elevados, por su poder para producir embriaguez y estados alucinógenos.

El licor de Hofmann está compuesto por tres partes de alcohol y una de
éter.  El efecto de este "licor" es de alucinaciones auditivas y visuales,
sueños agradables y fantasías vinculadas con la realidad.  En uso lúdico
la droga es básicamente un desinhibidor, con ciertos poderes de ensoñación.

La tolerancia permite ir aumentando la dosis, si bien no reduce de modo
alguno el riesgo de accidentes mortales.


* Extraido de Fundacion Rictus Enterprises Lsd